Domingo tres

Estoy bajo los escombros

de una tierra agradecida

y no sé

si puedo levantarme

Todo fue tan rápido

el naranja se tornó rojo

dejé el café puesto

y la estufa encendida

ahora me arde la piel

Grité

necesitaba ayuda

pero nadie me escuchaba

nadie estaba cerca

Y pensé en ti

en tus ojos

que siempre han sido luz

en tu fuerza

espero que estés esperándome

que estés viva

bajo este desastre

Hace una hora

un payaso me gritó desde afuera

que no puede salvarme

yo más bien creo que

el presidente no quiere hacer nada

Estoy muy escondido

perdiendo la fuerza

mi mano derecha ya no reacciona

Escuche hace unos minutos

a mi pueblo unido

sé que me están buscando

pero ya no puedo gritar

Para las ocho

me encontraron desmayado

estaba malherido

Y cuando desperté

me preguntaron cómo estaba

y yo dije que estaba vivo

gracias a la fuerza

de mi pueblo unido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.