Viejita

No se ha vuelto loca. Solo tiene sueños distintos, sueños de cuna. En alguna luna, perdió el sentido, ahora se siente mejor, ahora se siente soñando. Quiere ir de pesca, ir a nadar al río, ir a bailar al salón. ¡Nadie la escucha! Unos dicen que está triste, yo creo que está soñando. Hace algunos meses, le cortaron las alas, mi viejita llora cuando lo recuerda, no lo recuerda siempre. Su mente se ha vuelto un borrador de dolores innecesarios, así sobrevive, la carga constante de dolores humanos, matan a cualquiera. Mi viejita ve al cielo y se aferra, si le hablas, no te hace caso, si preguntas por algo, seguro no lo recuerda. El segundo piso se ha vuelto su mansión, recorre cada parte, cada pedazo, montada en sus dos ruedas. Mi viejita ya no usa calzones, ya no gusta de los pantalones y, solo a veces, se pone sostén.

Mi viejita a perdido el quicio, pero, ¿quién quiere tenerlo? Se pinta los labios de rosado pastel, se maquilla las mejillas de rubio carmín. Todo combina con sus ojos claros. Mi viejita ya no piensa en lo apasionante de la vida, ya no le importa que día es en la semana, total, todos los días los pasa sentada. Tiene un cuaderno donde dibuja sus sueños, unos lápices de colores para colorearse el mundo.

Mi viejita está triste, a veces te asomas en su piso y está llorando. Dice que ya no le encuentra azúcar a la vida. Que ya nada la ilusiona y que realmente, ya no sabe cuál es la razón de estar viva. Mi viejita llora, llora como un niño que ha perdido su juguete. Llora como adolescente que recién cortó con su primer novio. Llora. Ve al suelo y llora aun más. Mi viejita siente ganas de morir, ya no entiende de la vida, ya no quiere hacerlo.

Sus piernas le duelen a veces. Por más que le expliques que ya no están, le siguen doliendo. Llora a mares hasta que le inyectan un calmante. Mi viejita me pide que me acerque y me dice, que nada es como antes. Entonces, me cuenta de sus sueños. Dice que cuando duerme vuela, que no necesita de sus piernas, ni de la silla, ni de nosotros.

Mi viejita quiere volar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.