Seis en punto

Quisiera que me sueltes el brazo. Me empieza a doler y la sangre deja de circular.

Quisiera que me sueltes la mente, que salgas de mi cabeza. No estoy gorda, no soy fea, sé que las personas son capaces de amarme.

Quisiera que te vayas de mi vida, que te lleves todas tus cosas y dejes de alterar mi hogar. Llévate tu amor falso cuando salgas, no vuelvas a traerlo aquí, ya nadie quiere comprarlo.

Vete.

Deja la puerta abierta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.