Viviste en mi cabeza

Eras una idea en mi cabeza

llegabas un rato y mis ojos se adormecían

mis gestos se volvían amables

yo parecía estar contenta

cuando pasaba el tiempo

te ibas de mi

se me olvidaba lo que estaba pensando

no te recordaba

durante todos estos años

te ibas y yo me quedaba tranquila

tal vez esto pasaba porque siempre te amé con la cabeza

y nunca con el corazón

que siempre llora a quienes extraña

Los mejores amores son

los que no piensan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.