No me has vencido

Tú piensas que las heridas

me han llegado al alma

pero no,

ahora soy más fuerte,

ya no me das miedo.

Aléjate,

lo cierto es que me tienes aburrida,

no besas bien,

no sabes amar

no me haces sentir viva.

No eres nadie,

ni vales oro.

Te has vuelto una carga,

un accesorio sobrevalorado.

Me has golpeado tantas veces,

y me has dejado tantas veces sola,

que ahora sé,

que no te necesito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.