Decir adiós

con una palabra que nació en mi boca y murió en mi pecho

Decirte adiós

desde lo más lejano de mi,

quitándome todo lo que fuimos de encima

“Adiós”

Así maté a mis peores temores

Decirte adiós fue quitarme del alma la muerte

meterte dentro de una una bolsa que sellé al vacío,

para por fin volver a nacer.

2 comentarios en “”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.