Otra charla conmigo

Mira vos, yo sé que no te gusta como naciste. Sé que te cuesta aceptar que estás triste. Que te seguís viendo del doble al espejo. Tal vez, si te das un beso en las manos todas las mañanas, y lloras todo lo que quisiste, tal vez si te perdonas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.